10 Sugerencias para acompañar a niños y niñas en momentos de crisis 

10 Sugerencias para acompañar a niños y niñas en momentos de crisis 

  1. Mantén sus rutinas diarias: horarios de sueño y alimentación.
  2. Juega con ellos. El juego es el lenguaje de los niños y jugando canalizan todo lo que están viviendo y sintiendo.
  3. Llévalos a plazas públicas donde se encuentren con otros niños, con los que puedan jugar y compartir al aire libre. Aprovecha de conversar con tus vecinos.
  4. Explícales en palabras simples lo que está pasando, los cacerolazos, las marchas y la presencia de militares y policías en las calles, enfatizando que esto es algo transitorio. Cuida tus palabras, el lenguaje construye realidad. No estamos en guerra.
  5. Si existen las condiciones, llévalos al colegio para que puedan compartir con sus pares y encontrarse con la comunidad.
  6. Procura que los niños y niñas no estén expuestos a un exceso de información y noticias que puedan producirles miedo o ansiedad.
  7. Haz actividades donde puedan expresar sus emociones: pintar o escribir lo que sienten.
  8. En caso de que sientas emociones como miedo, angustia o ansiedad intenta no traspasarlas a los niños y niñas con que compartes. Ellos perciben y absorben esas emociones.
  9. Si a los adultos nos cuesta manejar nuestras emociones, a los niños y niñas les cuesta más. Sé empático si están nerviosos, irritables o tienen conductas atípicas o desafiantes. Procura contenerlos y transmitirles tranquilidad.
  10. Y, por sobre todo, juega, sé cariñoso y comparte con niños y niñas. Lee cuentos, haz construcciones con cajas de cartón, pinta con tiza en las calles, revive todos los juegos que jugaste de en tu infancia: el elástico, la escondida, el tombo, las chapitas, las quemadas, el alto, el luche, saltar la cuerda, la gallinita ciega, entre tantos otros.

Este material fue realizado con el apoyo de Fundación Mustakis, en el contexto del proyecto Metodología de Aula Abierta para la convivencia escolar.

Descarga las sugerencias

Actividades pedagógicas para acompañar a niños y niñas

6 Actividades para acompañar a niños y niñas desde el espacio educativo

En este momento de transformación social, es importante construir confianza, espacios de diálogo y empatía, para reinventar los sueños en relación a nuestro país y a los valores de la justicia social.

La escuela es un lugar de construcción de la vida en comunidad y es uno de los principales lugares de socialización de niñas y niños. Es importante dar un espacio de contención y reflexión para abordar sus experiencias y sentires. En este momento, adquiere especial relevancia la convivencia escolar y el sentido de pertenencia.

A continuación, les compartimos seis actividades para abordar los hechos vividos con sus estudiantes. Este material fue realizado con el apoyo de Fundación Mustakis, en el contexto del proyecto Metodología de Aula Abierta para la convivencia escolar.

Descarga las actividades en este link

Guía de Actividades para realizar al aire libre

En Mayo de cada año, se ha dispuesto celebrar  el “Mes del patio escolar”. 

Y en esta ocasión,  queremos celebrarlo con ustedes compartiendo una guía de 16 actividades y juegos para realizar en sus patios vivos.

Esta guía es el resultado de la colaboración de “International School Grounds Alliance”, 73 organizaciones de 27 países alrededor del mundo, quienes contribuyeron con actividades que reflejan la misión de promover el juego al aire libre y el aprendizaje fuera de las salas de clases.

Esta guía, inicialmente fue escrita en inglés, pero ahora la podemos encontrar en Chino, Checo y Español, para que comunidades escolares de diversos lugares del mundo la puedan revisar y aplicar con sus estudiantes.

Es importante considerar que los juegos que se proponen en esta guía, no son solo para niños, también pueden ser usados para desarrollar el trabajo en equipo en adultos, como apoderados, profesores y equipos directivos de cada comunidad escolar.

Para descargar la guía, puedes hacer clic aquí.

Esperamos que la disfruten entre ustedes y con sus estudiantes.

Replantear la educación, la propuesta de Unesco

Replantear la educación, la propuesta de Unesco

Por: Marcial Huneeus

El libro Replantear la educación (2015) se abre con la pregunta: ¿Qué educación necesitamos para el siglo XXI? En un mundo de constantes cambios, se plantea la necesidad de que también se produzca una transformación en el terreno de la Educación. Se presenta como eje central de la educación el desarrollo sostenible, de modo de contrarrestar un modelo que, si bien ha traído crecimiento económico, creación de riqueza y ha reducido los índices de pobreza, al mismo tiempo ha aumentado la desigualdad, la exclusión y ha contribuido al calentamiento global y el deterioro del medio ambiente.

De este modo, la sostenibilidad se plantea como “la acción responsable de los individuos y las sociedades con miras a un futuro mejor para todos, a nivel local y mundial, un futuro en el que el desarrollo socioeconómico responda a los imperativos de la justicia social y la gestión ambiental” (20). La educación, entonces, tiene la facultad de contribuir a un cambio de conciencia y de comportamientos. Para ello se destacan el aprendizaje a lo largo de la vida; la importancia de la adquisición del conocimiento, de capacidades prácticas y aptitudes para el trabajo en equipo; el desarrollo de la personalidad y la capacidad de actuar con autonomía y responsabilidad; aprender a vivir juntos y comprender y valorar a los otros; y la conformación de entornos de aprendizaje. Para estos llamados pilares de la Educación, cobra especial relevancia el desarrollo de capacidades blandas (empatía, autonomía, adaptación al cambio, creatividad, entre otras) y la experiencia social del aprendizaje, donde se aprende con y de los pares.

El trabajo de Fundación Patio Vivo entrega a las escuelas herramientas y estrategias pedagógicas para abordar los objetivos que describe la Unesco. Mediante la creación de Paisajes del aprendizaje generamos en las escuelas lugares de juego, convivencia y encuentro, para el aprendizaje formal, no formal e informal. Un paisaje del aprendizaje hace dialogar la mirada de la comunidad, con el espacio, el proyecto educativo y los rasgos culturales. Los proyectos generan diversas interacciones, como el juego libre, la conversación, el trabajo en equipo, el cuidado de los recursos, el acceso a áreas verdes y la posibilidad de realizar clases en el aula abierta y explorar nuevas estrategias pedagógicas.

A través del juego los niños descubren sus intereses, hacen amistades, desarrollan su motricidad fina y gruesa, colaboran grupalmente, toman decisiones y asumen riesgos y responsabilidades. Cuando nos involucramos desde el hacer, desde la experiencia, se producen aprendizaje que quedan en el cuerpo, en la memoria y nos acompañan a lo largo de la vida.

Descargar: Replantear la educación

 

 

 

El patio y la cultura escolar: dos claves para potenciar el desarrollo de los niños a través del juego

El patio y la cultura escolar: dos claves para potenciar el desarrollo de los niños a través del juego

Por: Marcial Huneeus

Para potenciar el desarrollo de los niños a través del juego es muy importante pensar los patios escolares considerando las edades e intereses de los niños y, paralelamente, promover una cultura que confíe en sus capacidades.

A lo largo de la infancia, los niños se desenvuelven y aprenden sobre el mundo a través del juego. Para lo cual requieren de un ambiente de libre exploración, de patios en la educación parvularia, jardines infantiles y educación básica, donde tengan la oportunidad de descubrir qué les gusta hacer, de conocer a otros niños/as e interactuar. El juego cumple un rol central en el desarrollo de los niños, es una instancia segura para comenzar a socializar, para probar, para atreverse a correr, saltar, escalar y entablar amistades.

El juego de los niños necesita el desafío, el riesgo. Si un juego es demasiado seguro y no los estimula los niños se aburren. Pero al mismo tiempo el juego necesita un ambiente de seguridad, si es demasiado intimidante los niños se asustan y el juego se acaba. Cuando los niños dejan de jugar, dejan de aprender. En este sentido, el diseño de los patios escolares debe considerar las etapas del desarrollo de los niños para potenciar sus juegos y aprendizajes.

De igual modo, tenemos que promover una cultura que valide el juego y confíe en las capacidades de los niños, si no podemos limitar su desarrollo. Cuando le decimos a los niños: cuidado, no subas, no corras, no te alejes, no entres ahí; Cuidado, no toques eso, no esto, no aquello; estamos coartando sus posibilidades de interactuar con otros y desarrollar habilidades socioemocionales y físicas. Muchas veces los adultos, profesores, padres y madres, tomamos decisiones pensando en lo que es bueno para el adulto y no en lo que es bueno para el niño. De este modo, restringimos su desarrollo. Lo que nosotros somos capaces de hacer no siempre se aplica a los niños, que son más hábiles, flexibles y cuentan con una gran curiosidad. Si no dejamos a los niños experimentar, usar sus capacidades e imaginar, los limitamos y no podrán hacer cosas que nosotros no somos capaces de hacer.

Si un niño se está subiendo a un juego de barras o cominando por un juego topográfico y el adulto se asusta, muchas veces le transmite ese temor y puede generar que no lo logre. Si el adulto en cambio reacciona de otra forma y lo estimula a subir paso a paso, el niño adquiere confianza para trepar, experimentando la satisfacción de lograrlo.

Antes de decir no, no hagas eso, cuidado, proponemos cambiar el foco y decir:

  • ¿Estás cómodo?
  • Hazlo paso a paso.
  • Anda a tu ritmo.
  • Antes de saltar fíjate a dónde vas a caer.
  • Tú puedes.
  • ¿Te sientes seguro?
  • Estoy acá por si me necesitas.
  • ¿Qué vas a hacer después?
  • Fíjate que estés firme.
  • Si quieres te doy la mano.

Así, le damos confianza a los niños para que descubran sus propios límites, desarrollen la autoestima y el autocontrol.

Todos los proyectos que realizamos en Patio Vivo consideran un trabajo con docentes para potenciar una cultura de juego, la buena convivencia, el cuidado de la naturaleza y el uso del patio como un aula abierta.