Historia huertos escolares

el-huerto-en-el-tiempo

La historia de los huertos escolares data de finales del siglo XIX, cuando los huertos se incorporaron en los patios de las escuelas norteamericanas y europeas principalmente con dos fines. El primero tiene relación con que los niños adquieran habilidades para su desarrollo, el segundo busca desarrollar los beneficios económicos de la agricultura.

En Suiza, Austria, Alemania, Bélgica y Rusia los huertos eran obligatorios. En Inglaterra el sueldo de los profesores muchas veces dependía del nivel de productividad del huerto escolar; sin embargo, alrededor de 1930, con los avances tecnológicos en la agricultura, el desarrollo del comercio y el cambio de currículo, los huertos escolares quedaron obsoletos. Setenta años después los huertos escolares han adquirido nuevamente importancia en los proyectos educativos porque permiten a los niños aprender contenidos relacionados con la naturaleza y sus procesos a través de su experiencia.[1]

Actualmente podemos encontrar huertos escolares en países como Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, Francia, entre otros. En Latinoamérica también existen organizaciones que convierten al huerto en una herramienta educativa como Argentina, Colombia y Brasil.  Específicamente en Chile, es posible identificar algunos casos aislados. Patio Vivo ha nacido para por un lado, apoyar los establecimientos con huerto ya existentes, y por otro, implementar y difundir los huertos como herramienta pedagógica; que permita a los estudiantes aprender contenidos presentes en las bases curriculares del MINEDUC, desde su propia experiencia. En este apoyo académico, se da también, un efecto positivo en temas como la alimentación y la convivencia  escolar, apoyando finalmente a la comunidad completa.

 



[1] HERRINGTON, 2007,  p. 43. Traducción del autor.